TIRANOS: Trujillo, dictador a golpe de machete


Consolidó su poder en la República Dominicana a base de tortura y muerte. Acabaría enterrado en Mingorrubio, donde está sepultado Francisco Franco

Rafael Trujillo ofrece un discurso contra el comunismo.

Rafael Trujillo ofrece un discurso contra el comunismo.

 Corbis via Getty Images

Más de doscientas condecoraciones, miles de plazas y calles con su nombre y un balance trágico de 50.000 asesinatos describen en pocas palabras a Rafael Leónidas Trujillo Molina, el dictador que a lo largo de treinta años gobernó a golpe de mazmorra y machetazo la República Dominicana.

Pasó a la historia como un genocida, se autoproclamó Generalísimo y Benefactor del Pueblo, pero en la realidad cotidiana se le conoció como “el Chapitas”, por su afición a las medallas, y como “el Chivo”, por su fama de depredador sexual. Fue con este último apodo con el que Mario Vargas Llosa perpetuó el recuerdo de su asesinato el 30 de mayo de 1961 por un comando de once represaliados.

Toda la biografía de Trujillo está impregnada de delincuencia, vanidad y crueldad. Había nacido en la ciudad de San Cristóbal el 24 de octubre de 1891, tercero de los once hijos del pequeño comerciante José Trujillo Valdez y su esposa Altagracia Julia Molina. Eran tiempos difíciles, la violencia y la delincuencia en las calles resultaban incontrolables.

Hasta 1918 no se le conoció otro oficio que el de delincuente

En su adolescencia, Trujillo trabajó unos meses como telegrafista, pero enseguida sintonizó con aquel ambiente caótico, y durante varios años se enroló en la Banda 42 de jóvenes delincuentes, liderada por su hermano José. Sus delitos eran variados: falsificaban cheques, cometían asaltos en negocios y casas particulares e imitaban a los cuatreros que aparecían en los wésterns robando ganado en las aldeas, en muchas ocasiones con violencia. Trujillo fue encarcelado algunos meses.

Hasta 1918 no se le conoció otro oficio. Cuando salió de prisión se incorporó a la Guardia Nacional, que los norteamericanos –que ocuparon el país de 1916 a 1924– habían creado para intentar restablecer el orden público. Y a partir de ese momento su carrera fue fulgurante

Apenas unos meses después de ingresar en la academia, su ambición y falta de escrúpulos empezaron a fructificar: fue ascendido a segundo teniente en un concurso en el que concurrieron dieciséis aspirantes y quedó el penúltimo. De manera nunca explicada, poco después recibió las estrellas de capitán. 

“Voy a entrar en el Ejército y no me detendré hasta ser su jefe”, cuentan que había dicho, y la verdad es que lo cumplió. Fue destinado como comandante a diferentes comisarías provinciales, y tuvo tiempo suficiente para comenzar su actividad como conspirador.

Retrato de Trujillo en 1952

Retrato de Trujillo en 1952

 Dominio público

Fue entonces cuando irrumpió en la política como vía para encumbrarse. Cuando finalizó la ocupación y los militares estadounidenses –para quienes había sido un oficial sumiso– abandonaron el país, el nuevo presidente, Horacio Vázquez, le nombró jefe del Estado Mayor de la Guardia Nacional. Empezaba a controlar los más altos estamentos del poder, y participó activamente en el derrocamiento de su protector.

En 1930, lideró una rebelión armada que obligó al presidente Vázquez a abandonar el país, mandó asesinar a su colaborador, Virgilio Martínez Reyna, y a su esposa embarazada y, apenas un año después, el 16 de agosto de 1931, creó el Partido Dominicano (PD), de ideas y corte fascistas. Tras unos meses de presidencia interina de su amigo Rafael Estrella, al que apartó del cargo sin consideraciones, fue elegido presidente.

Un partido propio

El PD nació con una ideología anticomunista y, desde el principio, con actitudes de partido único. Sus miembros fueron dotados de un carné con una palma dibujada sin el cual nadie pasó a contar nada en la vida pública. Era popularmente conocido como “La Palmita”, que igual abría puertas para obtener privilegios como para entrar en prisión a quienes no lo podían mostrar. Además de las cárceles oficiales, el régimen tenía sus propias mazmorras, de cuyos ocupantes no solía saberse nada nunca más.

El respaldo de EE.UU. y la proliferación de dictaduras en Latinoamérica promocionaron la imagen internacional del país

El partido contaba con una emisora propia, la RLTM, las iniciales de los cuatro principios del régimen: rectitud, libertad, trabajo y moralidad, “casualmente” coincidentes con las iniciales del nombre completo del sátrapa que se estaba consolidando. “Casualmente” también, un día se incendió la sede del palacio de la Justicia, donde estaban archivados los informes policiales de las actividades del ya Generalísimo durante los años en que se ejercitó en la delincuencia. Ningún bombero acudió a sofocar el fuego. Mientras tanto, el gobierno incrementó los sueldos de los funcionarios, sobre todo los de los militares.

La economía mejoró, y la implantación de empresas norteamericanas aumentó. Comenzaban unos tiempos de prosperidad que ayudaron a consolidar la dictadura. El respaldo de Estados Unidos, unido a la proliferación de dictaduras en toda Latinoamérica, contribuyó a promocionar la imagen internacional del país, hasta entonces desprestigiada. Uno de los asuntos a los que Trujillo prestó especial atención fue la fijación de las fronteras geográficas, siempre dudosas, entre la República Dominicana y la otra mitad de la isla, Haití, más pobre y desorganizada. 

El trato con los vecinos

Los haitianos, herederos de la colonización gala y convertidos en un enclave de lengua francesa en medio de un continente de lengua castellana, tuvieron que claudicar ante las exigencias del régimen trujillista, para ellos una auténtica potencia militar y un sueño económico. 

Imagen de uno de los encuentros entre el presidente de Haití y Rafael Trujillo.

Imagen de uno de los encuentros entre el presidente de Haití y Rafael Trujillo.

 Dominio público

Trujillo, en un gesto de humildad sin precedentes, emprendió una visita oficial a Puerto Príncipe, la capital haitiana. Tras seis días de negociaciones, él y su colega Sténio Joseph Vincent llegaron a un acuerdo, que se firmó en Santo Domingo –convertida ya en Ciudad Trujillo– durante la devolución de la visita de cortesía que el 27 de febrero de 1935 hizo el presidente de Haití.

El éxito fugaz de aquel acuerdo, respaldado por otros gobiernos latinoamericanos, fue celebrado como un triunfo de Trujillo. Su propio ministro de Exteriores, Moisés García Mella, pidió en 1936 el Nobel de la Paz para los presidentes de los dos países. La propuesta, apoyada por otros dictadores, apenas tuvo eco en Haití, pero en la República Dominicana fue aireada como un gran homenaje al presidente Trujillo.

Lee también

Las controversias de los Premios Nobel

JAVIER MONCAYO

No prosperó. Competían por el Nobel tres candidaturas, y la de los dos presidentes caribeños ni siquiera fue tenida en cuenta. Debió de ser un duro contratiempo para la vanidad del dictador, que, sin embargo, no se dio por vencido. En otra ocasión, sus aduladores presentaron la candidatura de la primera dama, María Martínez, que había firmado un libro escrito por un “negro”, al Nobel de Literatura.

La paz con Haití duró poco. Eran muchos los emigrantes haitianos que trabajaban en las comarcas fronterizas dominicanas, donde los salarios y el nivel de vida eran más altos. Su presencia, además de estimular el odio entre las dos comunidades, despertaba la animadversión de los obreros dominicanos, porque los haitianos aceptaban peores condiciones laborales. Trujillo acabó viendo su presencia como un intento de invasión en respuesta a la anexión de territorios que había conseguido en las negociaciones fronterizas, y decidió resolver la situación de manera drástica: ordenando matarlos a todos.

Lo anunció en octubre en el transcurso de un baile de sociedad en su honor. Y hacerlo con machetes y cuchillos, lo cual suponía ahorro de munición. Corría el año 1937. Los militares desplegados en las regiones fronterizas se pusieron manos a la obra de inmediato. Los asesinatos en la impunidad se multiplicaban. Algunas veces surgían confusiones y eran ejecutados en plena calle dominicanos. Fue una dramática matanza étnica.

Sello con la imagen de Trujillo en ocasión de su 42 cumpleaños.

Sello con la imagen de Trujillo en ocasión de su 42 cumpleaños.

 Dominio público

Los estrategas del genocidio se proveyeron de una fórmula sencilla para saber quién era haitiano. A los sospechosos se les obligaba a pronunciar en voz alta la palabra perejil, difícil de decir con corrección para hablantes de lengua francesa, y aún más para haitianos analfabetos, cuya única lengua era el creole.

La matanza duró cerca de un año. Los historiadores no coinciden en el número de víctimas, en su mayor parte cortadores de caña al servicio de las plantaciones norteamericanas: entre 15.000 y 35.000. La cifra que más se contempla es la de 25.000. El genocidio se perpetuó con el nombre de la matanza del Perejil. 

Terminó gracias a la presión internacional. Trujillo lo justificó con argumentos nacionalistas, anticomunistas y de defensa de la patria. El propio gobierno de Estados Unidos intervino. Obligó a detener una masacre con numerosos componentes racistas –los asesinos en su mayor parte eran blancos– y a entablar una nueva negociación con Haití bajo los auspicios del presidente norteamericano, Franklin D. Roosevelt

Una vez más, Trujillo impuso su voluntad ante la debilidad del ejecutivo haitiano. Accedió a pagar una insignificante compensación de 750.000 dólares, el equivalente a treinta pesos por muerto. Pero en cuanto los norteamericanos se apartaron del acuerdo, Trujillo volvió a regatear y la cifra quedó reducida a 525.000 dólares, que nunca se supo quién recibió y administró. Desde luego, los familiares de las víctimas no. 

Trujillo junto a su esposa y a la primera dama de EEUU, Eleanor Roosevelt.

Trujillo junto a su esposa y, a la izqda. de la imagen, la primera dama de EE.UU., Eleanor Roosevelt.

 Dominio público

Su voluntad de perpetuarse en el poder la consiguió sin violar el orden constitucional, alternando las legislaturas en que no podía presentarse a la reelección con las de candidatos que respetaban dócilmente su condición de Generalísimo de las Fuerzas Armadas, desde la que impartía órdenes, instrucciones y vetos. 

En las elecciones de 1942, recuperó la presidencia como candidato único y permaneció en el cargo hasta 1952, cuando fue sustituido por su hermano Héctor, al que también ascendió a Generalísimo. Este ejerció la presidencia con los mismos métodos que su hermano, del que apenas era ejecutor de sus designios, durante ocho años. En esa etapa, Trujillo asumió personalmente la cartera de Relaciones Exteriores.

Club de dictadores

Durante la Segunda Guerra Mundial, sus ideas y simpatías se identificaban con la Alemania nazi, pero, por la sumisión a los dictados de Washington, le mantuvieron al lado de los aliados. Cuidaba la relación con los dictadores contemporáneos, como el cubano Batista. En estos años desplegó una intensa actividad diplomática, con iniciativas tan chocantes como la Conferencia del Mundo Libre o la Feria de la Paz, celebradas en Ciudad Trujillo en un gran despilfarro que de paso le llenó los bolsillos hasta erigirlo en uno de los políticos más corruptos del siglo XX.

Lee también

Cuba, el cortijo de Batista

JULIÁN ELLIOT
Batista (izquierda) con su primera esposa Elisa Godinez-Gómez durante una visita a Estados Unidos en 1938.

Con Franco enseguida estableció relaciones de confraternidad. Le admiraba, compartía sus principios e imitaba la parafernalia del régimen español. Algunos, sin embargo, opinan que le envidiaba porque tenía más poder al frente de un estado más grande. Y, paradójicamente, en los anales del exilio republicano tras la Guerra Civil, fue el primer presidente latinoamericano que acogió a grupos de refugiados. Como miembro fundador de Naciones Unidas, facilitó que un diplomático español –concretamente, Ángel Sanz Briz, conocido como el Ángel de Budapest– asistiese como observador en San Francisco en calidad de agregado de la delegación dominicana.

Su ilusión era que Franco, en agradecimiento, le nombrase marqués, pero este solo le concedió la Cruz de Carlos III. Visitó España, donde fue recibido con todos los honores en 1954. Los dos dictadores recorrieron el paseo madrileño de la Castellana en coche descubierto, aplaudidos por una multitud. Luego visitaron el Alcázar de Toledo y el Valle de los Caídos (entonces no imaginaban que acabarían como vecinos de tumba en el cementerio de Mingorrubio). Durante la visita le fue impuesto el Collar de Isabel la Católica, una condecoración más entre tantas como acumulaba en la pechera de su uniforme.

Varios presidentes democráticos que coincidieron con su dictadura, como Juan José Arévalo, de Guatemala, José Figueres, de Costa Rica, Ramón Grau San Martín, de Cuba, y Elie Lescot, de Haití, reaccionaron con críticas hacia la represión en la República Dominicana. El más activo en este sentido fue el venezolano Rómulo Betancourt, que denunció sus crímenes en la Organización de Estados Americanos (OEA). Era quizá el político más prestigioso del continente, y Trujillo le estigmatizó como su principal enemigo. 

Rafael Trujillo junto a su invitado el dictador nicaragüense Anastasio Somoza.

Rafael Trujillo junto a su invitado el dictador nicaragüense Anastasio Somoza.

 Dominio público

Máster en represión

A lo largo de su agitada vida política, Betancourt sufrió varios atentados. Uno, ocurrido el 24 de junio de 1960, fue atribuido al SIM, la policía secreta con la que Trujillo sembraba el miedo entre los ciudadanos y ejercía la represión contra los que osaban criticar al régimen. Se calcula que en los treinta años que se prolongó la dictadura trujillista fueron asesinadas 50.000 personas, y muchas más torturadas, secuestradas, violadas, encarceladas o exiliadas. Todo en un país que apenas superaba los siete millones de habitantes.

La lista de víctimas de la represión incluye políticos, intelectuales, periodistas y líderes sindicales, pero también muchas personas anónimas. Algunos casos serían especialmente sonados, aunque la mayor parte fueron silenciados por la prensa.

Entre los asesinatos que despertaron mayor alboroto internacional, además del intento frustrado de matar a Betancourt, están los de las tres hermanas Mirabal y el del político español Jesús Galíndez, secuestrado en Nueva York y trasladado clandestinamente a Ciudad Trujillo para ser ejecutado.

El dictador avergonzaba con su vanidad, atemorizaba con su crueldad y escandalizaba con sus esperpentos

Tantos escándalos, algunos con la implicación de agentes de la CIA, fueron minando la relación de Trujillo con Estados Unidos. Había sido un socio muy útil, pero empezaba a resultar incómodo. Tras la entrada de Fidel Castro triunfante en La Habana en 1959, empezaron a sospechar que la dictadura dominicana, por sus abusos, podía generar una revolución similar. Poco después de tomar posesión, el presidente Kennedy envió a un diplomático de prestigio a convencer a Trujillo de que se retirara, pero él hizo caso omiso.

Emboscado

Ni su brillante capacidad oratoria, que a lo largo de tantos años había sido su principal arma ante las masas, ni la estabilidad económica y la implantación del orden público le servían ya ante una ola creciente de rechazo. Eran muchos los dominicanos que se rebelaban contra aquella situación. El dictador avergonzaba con su vanidad, atemorizaba con su crueldad, escandalizaba con sus esperpentos –como cuando nombró a su hijo Ramfis coronel a los siete años, y general y jefe de las Fuerzas Armadas a los diez– y soliviantaba con la corrupción desenfrenada que enriquecía a su numerosa familia.

Todo concluyó en la noche del 30 de mayo de 1961 en el kilómetro 9 de la carretera de San Cristóbal. Cuando se dirigía a visitar a su amante, fue víctima de una emboscada tendida por un grupo de once hombres dotados de armas proporcionadas por la CIA. Recibió sesenta balazos. Intentó escapar revólver en mano, pero fue rematado en tierra por el líder del grupo, Antonio Imbert Barrera, futuro presidente de la República. Los autores del atentado consiguieron escapar, y el poder provisional fue asumido por el vicepresidente –y luego presidente en varias legislaturas– Joaquín Balaguer.

Imagen general del cementerio de Mingorrubio, a las afueras de Madrid, donde está enterrado en dictador.

Cementerio de Mingorrubio, a las afueras de Madrid, donde está enterrado el dictador.

 Alkarrier / CC BY-SA-3.0

Miles de personas desfilaron ante el cadáver del dictador. Tras los funerales de Estado, celebrados con toda la pompa en la catedral, sus restos fueron sepultados en la cripta de la iglesia de San Rafael, que había mandado construir para él y su familia. El país entró en una etapa de enorme confusión.

Los colaboradores más fieles, encabezados por su hijo Ramfis, intentaron sin éxito controlar el poder. El 19 de noviembre, cinco meses y nueve días después del magnicidio, la Fuerza Aérea, mandada por el teniente coronel Manuel Durán Guzmán, se rebeló en Puerto Plata, bombardeó algunos cuarteles y el Ejército se rindió.

Aquella misma noche, Ramfis, su madre, hermanos y demás familiares embarcaron en el yate Angelita con los restos de Trujillo y 95 millones de dólares en lingotes de oro a bordo. Desde la isla vecina de Guadalupe continuaron viaje a París en avión. El cadáver del dictador fue enterrado en el cementerio francés de Père Lachaise, donde permaneció hasta 1970, en que fue trasladado al mausoleo familiar preparado en Mingorrubio, en las afueras de Madrid. Su país se ha negado hasta hoy a acoger sus restos. 

Este artículo se publicó en el número 623 de la revista Historia y Vida. ¿Tienes algo que aportar? Escríbenos a redaccionhyv@historiayvida.com.

Nombre

Baní,111,Deportes,11,Estados Unidos,664,Farandula,34,Internacional,283,Opinión,365,
ltr
item
El Siembra Hielo - Desde New York para Baní y el mundo: TIRANOS: Trujillo, dictador a golpe de machete
TIRANOS: Trujillo, dictador a golpe de machete
https://www.lavanguardia.com/files/image_449_220/files/fp/uploads/2020/07/30/5f22e6921277b.r_d.458-313-5599.jpeg
El Siembra Hielo - Desde New York para Baní y el mundo
https://www.elsiembrahielo.com/2020/08/tiranos-trujillo-dictador-golpe-de.html
https://www.elsiembrahielo.com/
https://www.elsiembrahielo.com/
https://www.elsiembrahielo.com/2020/08/tiranos-trujillo-dictador-golpe-de.html
true
2921731569095110300
UTF-8
Loaded All Posts Not found any posts VER TODO Leer Más Contestar Cancel reply Delete Por Inicio PAGES POSTS Ver Todo RECOMENDADO PARA TI : ARCHIVO BUSCAR ALL POSTS No se encontró ninguna coincidencia con su solicitud. Volver Domingo Lunes Martes Miercoles Jueves Viernes Sabado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Deciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dec ahora mismo hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Followers Follow THIS CONTENT IS PREMIUM Please share to unlock Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy